Canguros enanos

Todos los miembros del grupo de los marsupiales se distinguen por la presencia en la hembra de la bolsa marsupial o marsupio, que se sitúa en la zona ventral, está abierta hacia delante y tiene cuatro pezones en su interior, de los que dos dan leche continuamente. El periodo de gestación dura entre 30 y 40 días según la especie y, al igual que en el caso de corzos, martas y tejones, el óvulo no se implanta en el útero inmediatamente después de ser fecundado, sino algún tiempo más tarde; este fenómeno se conoce con el nombre de implantación diferida.

Tras el parto, el canguro recién nacido tiene la apariencia de un feto en las primeras fases de su desarrollo, pues carece de pelo; las patas posteriores son del mismo tamaño que las anteriores y los ojos y las orejas están a medio formar; tan sólo el sentido del olfato está bien desarrollado. Gracias a éste, el jovencísimo canguro se desplaza desde el orificio urogenital de la madre hasta el borde de la bolsa marsupial y desde aquí hasta una de las mamas maternas. Se aferrará a una de éstas y no la soltará hasta después de seis o diez meses, pues la lactancia y permanencia en la bolsa varía según las especies.

Se sabe en la actualidad, y en virtud del fenómeno de implantación antes mencionado, que al poco del nacimiento de su cría, la madre puede quedar preñada de nuevo, aunque el óvulo fecundado sólo se implantará en el útero y seguirá su desarrollo hasta el momento en que la cría precedente viva ya fuera de la bolsa. Cuando esto ocurre, y a pesar de que la hembra llevará un embrión en proceso de crecimiento, el joven canguro seguirá mamando de su madre hasta que alcance una edad entre 12 y 18 meses.

Canguros

Los canguros típicos tienen la cabeza similar a la de una oveja, con las orejas grandes y movibles, y poseen la mitad superior del cuerpo poco desarrollada en comparación con la mitad inferior; las patas posteriores son largas y robustas, con cuatro dedos por lo general, en las que el segundo y el tercer dedo son sindáctilos (están unidos), mientras que otro posee una uña larga que utilizan en la defensa; por el contrario, las extremidades anteriores son cortas y tienen cinco dedos. La cola es grande, musculosa y el animal suele utilizarla como apoyo cuando camina o está sentado, o como balancín cuando salta. El salto es su método habitual de locomoción y un canguro puede cubrir distancias de 9 m en un solo brinco. La piel del cuerpo es dura, resistente y está cubierta de un pelo suave y lanoso. Los canguros típicos tienen un carácter tímido, pero pueden resultar peligrosos si están alarmados o se sienten amenazados: en la lucha, el canguro permanece en posición erguida, golpea y araña a su contrincante con las manos y, usando su cola como apoyo, aporrea con gran fuerza el vientre del otro animal utilizando las patas posteriores. Este comportamiento aparece ante la presencia de diversos enemigos, como los perros y los seres humanos y, a veces, en la disputa por una hembra.

Canguro

canguro

Canguro, nombre común de ciertos mamíferos marsupiales que viven en Australia, Nueva Guinea y algunas islas adyacentes. Los canguros se caracterizan por presentar una bolsa abdominal, denominada marsupio, donde transportan a sus crías recién nacidas.

Las crías de canguro nacen desnudas y en estado muy poco desarrollado. Tendrá que pasar un mes antes de que las orejas, los ojos o las patas traseras se hayan desarrollado del todo. El jovencísimo canguro se desplaza a través de un sendero de pelo previamente preparado y lamido por la madre hasta que alcanza la bolsa del marsupio. Una vez aquí, la cría se engancha de una mama y no terminará su desarrollo hasta que pasen entre cinco y nueve meses, periodo que varía según la especie.

El canguro arborícola de Lumholtz habita en la pluvisilva tropical de Queensland, y es un testigo del contacto que existió en la era glaciar entre la isla de Nueva Guinea y Oceanía. Cuando gran parte del agua de la Tierra se encontraba helada y el nivel del mar era mucho menor al actual, muchas especies podían pasar con libertad a través del puente de tierra que unía ambas islas. Como ocurrió con otras especies de la pluvisilva, el canguro arborícola de Lumholtz se quedó aislado de sus parientes más próximos cuando, al descongelarse los hielos, el agua inundó la franja de tierra que servía de puente entre ambas regiones, y que hoy es el fondo del estrecho de Torres.

Existen unas 65 especies de canguros que se clasifican en dos grandes familias. La primera familia, la de los Macropódidos, incluye a los grandes canguros, entre ellos el canguro rojo, el gris, los ualabíes o wallabíes y el cuoca. La otra familia, la de los Potoroínos, la forman especies de menor tamaño como las ratas canguro, los betongs y los potorús. Los canguros de mayor tamaño son el canguro rojo y el canguro gris, que pueden medir hasta 2 m de longitud y pesar 85 kg. La especie más pequeña es la rata almizclera marsupial que mide unos 30 cm de longitud y tienen un aspecto similar al de una rata.

El canguro rojo es una de las especies de canguro mejor conocidas y de mayor tamaño que existen. Puede alcanzar una longitud corporal de 2 m, sin incluir la cola. Es un animal terrestre que se alimenta exclusivamente de pastos y de otra vegetación que encuentra en bosques y sabanas.

Los ualabíes son marsupiales australianos que pertenecen a la familia de los Macropódidos. Esta especie, la de cuello rojo, a diferencia de otros ualabíes, es habitualmente solitaria. Esta madre y su cría sólo se asocian con otros de su especie cuando salen de la densa maleza del bosque para pastar en claros y prados, por lo general de noche.

Los canguros viven en todo tipo de hábitats dentro de su área de distribución. El canguro rojo y el gris viven en bosques y sabanas. Los ualabíes rupestres viven en zonas rocosas. Los betongs habitan en madrigueras que construyen en terrenos áridos de monte bajo. Los canguros arborícolas, como su propio nombre indica, viven principalmente en las copas de los árboles de la selva, mientras que las ratas canguro retozan a sus anchas por los suelos húmedos de la misma. El ualabí o wallaby de cuello rojo se puede encontrar en distintos hábitats, incluidos los gélidos picos de las montañas, y el cuoca, actualmente en peligro de extinción, tiene como último refugio dos islas localizadas en la costa suroccidental de Australia. También hay muchas especies de canguros que se adaptan fácilmente a la vida de la ciudad y habitan en parques, jardines e incluso campos de golf.

El ualabí liebre una vez abundó en las llanuras arenosas del centro y oeste de Oceanía, pero cuando los europeos se asentaron en este continente, la caza, unida a la introducción de ganado que se alimentaba de los pastos, causó una reducción en la población. Por lo que actualmente es una especie en peligro de extinción, encontrándose ejemplares únicamente en las islas Bernier y Dorre, en Australia Occidental.

Existen restos fósiles de canguros que demuestran que estos animales aparecieron por primera vez en Australia hace 15 millones de años, durante el mioceno. Como resultado de los cambios climáticos ocurridos hace 8 millones de años, las selvas tropicales australianas dieron paso a bosques abiertos y sabanas, y los canguros evolucionaron hasta adquirir muchas de las formas que tienen actualmente. Los extintos canguros gigantes llegaban a medir hasta 3 m de longitud con un peso de unos 200 kilogramos.

Clasificación científica: los canguros se incluyen en dos familias: la familia de los Macropódidos (Macropodidae) y la familia de los Potoroínos (Potoroidae), ambas pertenecientes al orden de los Marsupiales. El canguro gris o canguro gigante se clasifica como Macropus giganteus, el canguro rojo como Macropus rufus, y el ualarú o euro como Macropus robustus. Los ualabíes liebre pertenecen al género Lagorchestes; los ualabíes de cola puntiaguda al género Onychogalea y los ualabíes de matorral al género Thylogale. El ualabí o wallaby de cuello rojo se clasifica como Macropus rufogriseus. Los ualabíes rupestres conforman el género Petrogale y los ualabíes o canguros arborícolas pertenecen al género Dendrolagus. Los ualabíes de montaña de Nueva Guinea pertenecen a los géneros Dorcopsis y Dorcopsulus. El cuoca es la especie Setonix brachyurus. Todas las especies anteriormente citadas pertenecen a la familia Macropodidae. Las ratas canguro y la rata almizclera marsupial se incluyen en la familia Potoroidae. Los betongs se incluyen en el género Bettongia y los potorús en el género Potorous. La rata canguro rojiza es la especie Aepyprymnus rufescens y la rata canguro del desierto es Caloprymnus campestris. La rata almizclera marsupial es la especie Hypsiprymnodon moschatus.