Bisonte

bufalo

Bisonte, es el nombre aplicado al mamífero terrestre de mayor tamaño de Norteamérica, donde habitualmente se conoce con el nombre de búfalo. El bisonte se caracteriza por la joroba que ostenta sobre los hombros, por sus cuernos cortos y puntiagudos (presentes en ambos sexos), que se curvan hacia fuera y hacia arriba desde los lados de la cabeza, y por sus cuartos traseros poco voluminosos. Un macho adulto mide unos 2 m a la altura de la joroba, la longitud del cuerpo oscila entre 2,7 y 3,7 m, y pesa entre 850 y 1.100 kg; las hembras son más pequeñas. La otra característica distintiva es la melena espesa y oscura de pelo largo que le cubre la cabeza, el cuello, la parte superior de las patas anteriores y toda la zona delantera del cuerpo. Un macho adulto puede tener una barba de 30 cm. Por el contrario, las partes traseras del animal están recubiertas por un pelo mucho más corto.

El bisonte vive en pequeños grupos, excepto los machos viejos, que son solitarios. Las hembras y las crías viven en agrupaciones familiares a las que se incorpora el macho en época de celo; fuera de dicho periodo los machos se reúnen en grupos de pocos individuos. En la primavera y en el otoño se pueden formar manadas grandes para buscar praderas y agua. Durante la época de celo, es fácil escuchar los bufidos y gruñidos que emiten los machos, en especial desde julio a septiembre, cuando buscan a las hembras y luchan contra sus rivales. En este periodo, los machos tienen poco tiempo para comer y llegan a perder más de 90 kg de peso. Tras un periodo de gestación de 8 a 9 meses nace una sola cría de color pajizo, capaz de seguir a su madre y al resto de la manada pocos días después.

El origen del bisonte se sitúa en Eurasia donde era cazado por el hombre del paleolítico. El bisonte es uno de los pocos miembros de su familia que en tiempos prehistóricos cruzó el puente de tierra que existía en el actual estrecho de Bering, pasando a Norteamérica, donde en la actualidad sobreviven dos subespecies: el bisonte de llanura y el bisonte de bosque. El bisonte europeo, más alto aunque menos robusto que su congénere de Norteamérica, estuvo a punto de desaparecer, y tan sólo existen algunos grupos en parques protegidos y en zoológicos.

Hasta el siglo XIX, habitaban las Grandes Llanuras unos 60 millones de bisontes desde México hasta el interior de Canadá, e incluso podían encontrarse algunos al este del río Mississippi. Estos animales tuvieron una importancia fundamental para los habitantes de las praderas del norte de América (véase Indígenas americanos), que aprovechaban su carne como comida, su piel para cubrirse y los huesos para la fabricación de utensilios; los excrementos desecados servían como combustible. Desde 1830 a 1889 su número se redujo a menos de mil individuos debido a la destrucción sistemática causada por la invasión de los colonos blancos que lo mataban por su piel y por deporte. Hoy, unos 30.000 bisontes viven en áreas protegidas y en ranchos privados, con lo que su número ha aumentado sustancialmente.

Clasificación científica: el bisonte pertenece a la subfamilia de los Bovinos, dentro de la familia de los Bóvidos, que a su vez está dentro del orden de los Artiodáctilos. El bisonte de llanura se clasifica como Bison bison bison, el bisonte de bosque como Bison bison athabasca, mientras que el bisonte europeo recibe el nombre científico de Bison bonasus.

Comparte con tus AmigosShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Posted by seosys

Deja un comentario